El desarrollo del habla de mis gemelos

Es curioso la prisa con la que deseamos que nuestros hijos hagan todo. Que aprendan a comer papillas, luego que se queden sentados, luego el gateo, que se duerman solitos o mejor dicho que duerman del tirón, que gateen, que empiecen a dar sus primeros pasos, aumento de la autonomía y sobretodo el HABLA. Yo pasé en el primer año por esa fase, porque eran dos y era agotador si estaba sola. Pero a medida que pasaban los primeros meses no quería que crecieran, no tenía prisa por pasar a la siguiente hazaña, como las suelo llamar, pero si las…

Leer más