Quien algo quiere, algo le cuesta – Parte 2

Aborto Diferido

Y llegó la parte 2… Mi primer legrado fue en Semana Santa de 2013 que cayó en Marzo; tres meses más tarde ya tenía el visto bueno o “luz verde” para volver a quedarme embarazada, pero antes me hice un seguro privado,visité a la endocrina y me puse en tratamiento de Hipotiroidismo, me hice ecografía de tiroides y empecé las visitas por ginecología privada.
Dado el nuevo diagnóstico, mi cuerpo no estaba en condiciones óptimas para un nuevo embarazo, así que tardé meses en conseguirlo de nuevo. Ya en noviembre tuve un positivo, me hice una ecografía a las 6 semanas y parecía que todo iba bien, se veía un embrión muy pequeño de 3mm ya con latido. El ginecólogo me citó para 2 semanas más tarde dado mis antecedentes, finalmente en la nueva cita de las 8 semanas se había parado el crecimiento del embrión, y para mi sorpresa había 2 bolsas amnióticas, así que eran 2. Se trató de un aborto diferido.

Un aborto diferido es cuando se detiene el desarrollo del embrioncito, en mi caso fue en las primeras semanas de gestación, entre la 6ª y la 8ª pero no se sabe el motivo. En la seguridad social no te hacen pruebas hasta el tercer aborto, así me lo dijeron en el hospital, aunque he oído que en algunos casos ni eso.
En cualquier caso, parece tema tabú cuando se trata de abortos, pero son más frecuentes de lo que parece.

En el hospital confirmaron el diagnóstico de ginecología y me dieron pastillas para expulsar el saco gestacional. A las 24 horas me fui al hospital porque parecía no funcionar y me confirmaron que sólo había roto el saco, así que a las 72 horas de la noticia me programaron el legrado. 
Esta vez fue unos días antes de navidad, fue dura pero se afronta mejor que cuando te pasa por primera vez. En la revisión me recomendaron visitar a un hematólogo, así que seguí con las recomendaciones y me puse en mano de otro especialista. Aunque no tenga nada que ver con el tema, cambié de ginecólogo y de endocrino (aunque estaba contenta con los anteriores), pero no sé, tuve ese impulso y creo que fue para bien 🙂

En breve la parte 3 o como yo digo y explicaré por qué, “a la tercera va la vencida” y con ella la llegada de mis gemelos.

Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *