Mis niños, el sol y el calor

Mis hijos nacieron antes de empezar el invierno, así que eran blanquitos de piel y lo han sido hasta hace bien poco.
Cuando vas a clases de educación maternal, las que imparten las matronas en el tercer trimestre de embarazo, te dicen que a los bebés debe darles la claridad, que no el sol directamente. Así que cuando la meteorología lo ha permitido o bien cuando hemos tenido suerte de tener días claros hasta ya entrado el verano en el que estamos, siempre los he puesto cerquita de una ventana o balcón a que les diese la claridad, o bien su paseito con capota puesta.

Siempre hay alguna persona que piensa que por tener a los niños blancos como la leche no los sacas a pasear, con su correspondiente comentario realizado sin saber “tienes que sacarlos más”, aunque los saques todos los días, y es un error exponerlos mucho tiempo al sol antes de los 6 meses y siempre que se haga que sea con su protección total. Los niños deben estar a la sombra y fresquitos en verano, y esto se debe a que al igual que tardan en desarrollarse como pequeñas personitas, hay mecanismos como la regulación de temperatura o la misma producción de melanina que tardan en aparecer o protegernos totalmente como mecanismos de protección del cuerpo que son.

Ahora que ya van en la silla de paseo les pongo la capota e igualmente les pongo protección, no sólo para actividades relacionadas con la época estival, sino también para simples paseos.

Otro factor a tener en cuenta es el aire acondicionado, no hay que ponerlo tan frío como para los adultos, así evitamos resfriados veraniegos debido a los cambios bruscos de temperatura, aunque he leído por ahí que lo suyo es 25º lo tengo a 27º y la habitación no está fría  pero si fresca y los días calurosos al menos no se pasa calor. Yo pensaba que sería una temperatura demasiado alta, pero la verdad es que no se está nada mal.
También hemos puesto el humificador en el dormitorio. Tanto en verano como en invierno la calefacción y el aire acondicionado reseca mucho el ambiente y por tanto las fosas nasales y mucosidades, así que lo ponemos sobretodo de noche para mantener un ambiente agradable para dormir.

Un comentario

  1. Buen post Marta. Una aportación que me parece interesante es que no hay (que yo sepa) ningún protector solar recomendado para ser utilizado en niños menores de seis meses,lo leí en un informe de la AEP, si lo encuentro te lo mando. Mi niña también está blanquita y lo que diga la gente me trae sin cuidado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *