Fin del Confinamiento

Doble confinamiento

 

He escogido fin del confinamiento por 2 motivos. El primero es que he vuelto a escribir con esta entrada y hacía mucho tiempo que os tenía abandonados y coincide con el fin del confinamiento (o no?) de la dichosa Pandemia.

 

¿Como ha sido el confinamiento con los gemelos?

 

Ellos ya tienen 5 años y medio y ha sido una montaña rusa en cuanto a emociones. Si seguís el blog sabréis que son niños bastante buenos y que no son traviesos en exceso para la edad que tienen.

El confinamiento se ha dividido en varias fases:

– La primera fase era preguntar constantemente cuando volverían al cole. Después de explicarles varias veces y de diversas formas lo que estaba pasando, aunque ellos eran más conscientes de lo que yo pensaba sobre el tema, dejaron de preguntar. Mientras tanto mucho llanto injustificado y por mi parte nervios a flor de piel.

– Luego tuvieron una época de hacer proyectos, supongo que una manera exagerada de afrontar el aburrimiento y el cambio. Hicieron un circuito por la casa simulando un juego de ordenador y luego descubrieron a un tipo que hacía edificios y circuitos en miniatura para sus hámsters en youtube y lo intentaron replicar con nuestra ayuda. Reconozco que le doy mérito a ese señor y la paciencia que tiene para hacer ese trabajo, porque yo me daba por vencida pronto.

– El último mes, como a todo el mundo, se nos cambió el sueño, tuvimos pesadillas todos y algo de ansiedad. Supongo que los nervios salen cuando ya te relajas y no estás en alerta todo el tiempo.

Ahora ya podemos decir que desde hace semanas estamos habituados y,  ahora que podemos salir, lo hacemos poco.

Descubrimientos enclaustrados

 

yincana

Yincana en casa que hicimos a principio del confinamiento

Reconozco que me han sorprendido mucho durante estos tres meses y recuerdo que planteé en Instagram la pregunta a otras familias acerca de los descubrimientos que habían hecho de sus peques durante este tiempo, porque seguro no era la única. Hubo muchas respuestas, algunas sorprendentes.

Su capacidad de adaptación es superior a la nuestra, de eso he quedado convencida del todo.

Saben una cantidad de cosas que yo no recuerdo haber aprendido hasta años más tarde de la edad que tienen. Me alegra haber hecho las fichas del colegio con ellos y ponerme de profe postiza durante este tiempo; de este modo me he dado cuenta del nivel que tienen, donde flojean y donde destacan y me he propuesto a incidir en lo primero porque el año escolar que sigue ya es primaria.

En cuanto a mi… He aprendido lo que no hay en los escritos a manejar ciertos programas y no he parado de crear contenido, diseñar para Dímelo con Tazas y darme cuenta de que se me dan bien algunas “faenas” y que quizá me anime a explorar como alternativas laborales. Estoy en ello, pensando que podría hacer, pero no adelanto que ya sabéis que las ideas pensadas en voz alta se echan a perder.

Incertidumbre

La incertidumbre reside en saber qué pasará en septiembre. Si empezarán las clases de forma normal o a telemática. Muchos interrogantes aún.

Seguimos en confinamiento mental, en casa, tranquilos, ajenos a la calle salvo en pocas excepciones.

Si volvéis a entrar de nuevo desde hace tiempo, bienvenidos de nuevo. Espero que no me haya oxidado mucho en esto del blog. Iré retomando poco a poco, contando como les va a mis enanos revoltosos.

 

¿ Y vosotros?

Si habéis vuelto, me ponéis al día?

Si entráis por primera vez en el blog, espero que os animéis a dejar dudas y preguntas en comentarios. Os invito a pasar por algunos de mis post antiguos; hay temas de salud, de adaptación de mis peques al cole (que han ido e irán separados), etc.

Sois todos bienvenidos!

FIN DEL CONFINAMIENTO.

 

 

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *