Y de repente… 4!

El número 4

Ojo! que en “y de repente…4!”  el número 4 no va de que esté embarazada y me vengan gemelos otra vez, eh? que ya quisierais algunos; o bien la niña para desempatar y quedarme y quedaros tranquilos algunos y otros decir… ¿ya tienes 3? ya pararás, no? Tómese esta frase con humor y resignación, no me queda otra! 😀

NO! Por desgracia los comentarios, aunque ya muy reducidos debido al aumento de edad de los gemelos, siguen presentes, gracias a Dios se reducen en proporción inversa al aumento de años. Esto no se trata de un nuevo embarazo, sino del inicio de sopetón de charla incontrolable de los gemelos, sobretodo el mayor de ellos – al otro es que le va más hacer el mono (destaca sobre el primero en psicomotricidad)- y un extraño interés por el número 4 que le ha caído en gracia al pequeño. De hecho ahora mismo están contando hasta 20 con un vídeo en Youtube.

Como podréis comprobar en el vídeo, por una vez no me dejan mal y el que habla más es el que está a mi lado y dice claramente 4 sin mirar a la tele, como poseído por el número, mirándome fijamente!! Tengo miedito…

El otro como buen experto en trepar y todo lo que sea subirse en sofás, sillas, etc, dice los números subido a la silla para que se le vea bien 🙂

No atino ni un poquito y siempre grabo al que no está diciendo nada y se oye al otro de fondo decirlo perfectamente, en fin, la próxima vez monto trípode con cámara fija, pero me veo que en cuanto lo haga no dirán ni mu.

YA HABLAN!!!

Un vídeo de Youtube que habrán visto una media de 20 veces al día cada uno de ellos, de los que les gusta, porque no les gustan todos y andan pidiendo que les cambiemos de vídeo otras tantas veces, tanto que se desgasta la yema del dedo, con el problema añadido de ser gemelos, personalidades distintas y gustos distintos en cuanto a canciones, lo que supone que uno esté bailando y otro de berrinche porque no le gusta lo que suena en ese momento.

Cambios durante las vacaciones

Pues resulta que ya empezaron a contar antes del viaje, a decir algunos colores y números. A identificarse en fotos e identificarnos a nosotros. Se han juntado con las primas y las han estado escuchando durante estos días, sobretodo con mi ahijada, su prima Paula, que se lleva 7 meses con ellos y habla por los codos, como cuando dices “se expresa como una persona mayor” de las frases que te suelta; y claro, con una maestra así como no van a decir más cosas con un el cursillo intensivo que acaban de vivir.

Lo curioso es lo que les cuesta decir sus nombres, de hecho han aprendido antes a decir el nombre del perro que el suyo propio; pero ayer, comiendo algo antes de subirnos al avión de vuelta, tanto uno como otro dijeron tanto sus nombres como el del hermano. Al fin!

Lo único malo del viaje fue la segunda parte del trayecto de vuelta en el propio avión, cuando uno de los peques tuvo un berrinche de puro sueño y cansancio y empezó a decir 4 intentando supongo expresar otra cosa, en bucle, sin parar en un avión 320 hasta arriba de pasajeros.

Siguiendo con el cuaderno de bitácora…

… que hacía un montón que no escribía sus avances. Ya tocaba, verdad? Pues como les he sacado de la rutina durante el viaje, de dormir en nuestra habitación, que no de seguir con el colecho, hemos pasado ya a los peques a su habitación. El Viernes empezamos la operación pañal, casualmente parece que lo huelen y vienen avisando de las aguas mayores, así que veremos como va.

Y por último, les he apuntado al fin y por los pelos a nadar este verano con nosotros en cursillo. No puede ser que vayan a la playa y estos niños me hayan salido tan de secano, protestando al entrar al agua, así que como mínimo que aprendan a nadar y si luego ya quieren practicar otro deporte, sus deseos serán escuchados!

Algo que expresar para finalizar

A los padres nos preocupa en exceso que el desarrollo de nuestros peques se corresponda a la edad que toca. Nos preocupa que tengan casi el año y no se sienten, que tengan año y medio y no caminen, que tengan más de dos años y no digan nada en absoluto. Todo llega! qué como lo sé? Porque yo también me he preocupado, hasta que he confesado esa preocupación en alto a algún pediatra o allegado y tachán! por arte de magia el maravilloso peque que te preocupaba empieza a hacerlo como si de toda la vida.

Todo llega y sobretodo, todo pasa… y volando! tenemos tantas ganas que hagan tal y cual cosa (y ahora me pongo nostálgica) que no te acuerdas de muchas de las cosas que viviste con ellos los primeros meses. Y lo peor es que nada vuelve. ASí que atesora momentos y disfruta las cosas así como vayan llegando, pero sobretodo GRÁBALAS! aunque sea para verlos 2 años y medio después 🙂

 

3 comentarios

  1. Que tienen los gemelos con el número cuatro??? A las mías les decimos uno, dos y… Y te sueltan ¡Cuatoooo! Jajaja
    Tienes razón que nos agobiamos con los tiempos y cada niňo tiene el suyo. Ni siquiera los gemelos van a la par. Después de todo son seres independientes a peaar de haber estado juntitos en la barriga.
    Muy fan de tus gemelos! Son tan bonitos!

  2. Siempre preocupados… jaja Superboy ya sabes que empezó a hablar hace unos meses. Con 3 años y no habla perfecto, pero nos vamos entendiendo. Su nombre en lugar de Alejandro dice “lando” Pero bueno. Es un paso. Además, ahora está en la época del “¿Y por qué?” Con todo. Ayer debatíamos de porque papá y mamá trabajan. Porque hay que cenar y poner la mesa. Lo más mínimo es un ¿y por qué? Ains, estos peques! jajaja un besazo guapa!

  3. También me he preocupado en algunos momentos, pero poco, lo reconozco, tengo bastante claro que cada niño lleva su ritmo, y a no se por algo escandaloso, tengo claro que no me agobiaré. Por cierto1 ese tren lo veo caaaaada día, a Churreta le encanta, con los números y con los colores!

    Yo soy muy pesada con las fotos y los vídeos, pero es que después me encanta encontrarme con recuerdos…

Deja un comentario