¿Quien cuida de nosotras?

¿Te lo has preguntado alguna vez? ¿quién cuida de nosotras? Porque llevamos muchísimas cosas por delante, la familia, la casa, emprender, pensar por ti y todos los miembros de tu familia, que es algo inevitable.

Y aunque no somos súper heroínas, aunque yo fantasee con que me caiga un rayo a lo flash mientras estoy en rehabilitación y conseguir súper poderes, pues no lo soy, pero a veces intento llevarlo todo y el problema viene cuando enfermas.

Cuando me pongo mala ¿quién cuida de mi?

No sé si os pasa, pero en mi caso sólo me puedo permitir estar pachucha los fines de semana. No se trata de que no tenga quien me ayude y pedir esa ayuda, es que lo quiero llevar todo yo.

Lo malo encima es ponerse mala y que no te acierten el diagnóstico, que es el quid de la cuestión y la publicación de hoy. A parte de todo lo que llevamos para delante, también tenemos que saber de medicina?

Os voy a poner algunos ejemplos de lo que me ha ido pasando desde el 2013 y cuales han sido mis pasos hasta hoy.

Tiroides

Me quedo embarazada al primer intento de búsqueda en enero de 2013 y, en Marzo de  ese mismo año, me indican que tengo huevo huero sin explicarme nada más, que me harán un legrado, sin explicarme nada más de la operación. Pero bueno, dentro de lo malo que fue ese mes de Marzo, el tratamiento fue el que fue, la operación fue la que fue. Aunque esos días fueron un infierno que prefiero no recordar, por la soledad que se siente en el hospital sin nadie que te atienda.

Resultó que en las analíticas del primer trimestre, me salía alterado el tiroides. Tanto un médico de familia como un ginecólogo le quitaron importancia a los resultados, confirmándome los dos que era debido al embarazo, que a veces se altera. 

Primera vez que tengo una corazonada y le hago caso. Pido una segunda opinión médica con una endocrina  a los dos meses del aborto. Palabras textuales de la doctora “esto no es un hipotiroidismo asociado al embarazo, es un autoinmune, es que nadie ha mirado los anticuerpos?” – Diagnóstico: Hipotiroidismo autoinmune o de Hashimoto, para toda la vida.

Consecuencias y conclusiones

  • Una de los motivos del aborto fue el hipotirioidismo, es muy importante tenerlo en ciertos niveles de TSH que no estaban ni mucho menos como tocaban.
  • Si hubiese hecho caso a los 2 primeros médicos, seguramente hubiese tardado el doble en quedarme embarazada y las probabilidades de más abortos quizá hubiesen sido mayores.
  • Mis gemelos no estarían aquí, o no serían ellos, serían otros… o quizá no hubiese habido otros, sino uno, o ninguno, nunca lo sabré.

A finales del 2013 sufro otro aborto, pero la seguridad social empieza a recortar gastos y me dice que en vez de legrado me ponen pastillitas famosas para expulsar todo. Me voy a casa y lo único que consigo, o mejor dicho, que consiguen las pastillas que me han puesto en el hospital, es romper el saco y que se salga todo el líquido amniótico.

Mi reacción de madrugada fue: – esto no es como la otra vez. Pero… y si no hubiese pasado por eso una primera vez, quien me dice a mi si lo que me pasa es normal o no? Nadie te explica como es el proceso, todo lo que es capaz de formar el cuerpo en tan pocas semanas, todo lo que se “expulsa” cuando se tiene un aborto diferido… en fin! Me fui a urgencias y se me programó otro legrado. 

La cuestión es que si no me muevo yo y sigo mi instinto, nadie te explica nada con algo tan delicado y en un momento en que quizás necesites más ayuda que nunca.

Caso de una conocida

Le pasó lo mismo que a mi y el marido me comenta que después del aborto lleva 1 mes manchando. Le recomiendo que vaya al ginecólogo a que la revisen, porque no es algo normal. Efectivamente le habían quedado restos y acabó en legrado, a los dos meses se quedó embarazada. Si no me encuentra a mi (que ya he pasado por eso) y le recomiendo que vaya a revisión, quién la aconseja, quién la revisa, quién la cuida?

 

Hace unas semanas…

… me puse mala un domingo, no podía  tragar, tuve una bajada muy muy fuerte de defensas y placas. EStuve con antibiótico y unos 10 días después empecé a notar que me faltaba el aire. Empecé a tomar mis inhaladores para abrir los pulmones.

Cuando el tratamiento habitual no funciona y te falta el aire, te recomiendan que no te pongas más ventolín, porque te acelera y no es bueno, y que vayas a urgencias.

Ese día debí estropearle la siesta al médico de urgencias de mi centro médico habitual, o le debí cortar el culebrón del domingo tarde, porque no me pudo atender peor.

Le indico que ya he tenido placas y que llevo mi tratamiento de antibiótico acabado, me pregunta si hay fiebre, le digo que si, que me ahogo y no puedo respirar. Me dice que cuando tosa que respire por la nariz para que se me pase.

Me osculta y me dice que estoy cerrada y con pitos, que como ya hace calor debe ser una bronquitis alérgica. ¿cómo llega a esa conclusión? pues porque ha visto mi historia y se agarra a lo primero que lee. Le digo que no, que sé cuando es alérgico porque nos suele dar picor bajo la barbilla a las mujeres y en el pecho a los hombres, o al menos eso tengo entendido y a mi me pasa. 

Pues nada, ni mascarilla (a pesar de ir cerrada de pulmón y tener pitos), ni urbasón ni nada. Me receta lo mismo con lo que he ido a consulta más una caja de antihistamínicos. De la fiebre ni oye ni quiere oír hablar. A pesar de tener urgencias vacío, supongo que era más interesante lo de la tele que yo.

Aguanto en reposo todo el domingo, intento estirar las tomas de ventolín y tomo antitérmico, y encuentro milagrosamente una cita para mi doctora al día siguiente. Le explico lo sucedido y me manda más antibiótico, corticoides orales y me dice: “una mujer empezó así y acabó en neumonía”. Así que tenía una bronquitis de campeonato, pero no alérgica… 

Si no llego a ir, ¿estaría hoy con neumonía?
Si no es alguien como yo que vuelve a ir al médico, si se trata de una persona mayor ¿qué sería de esa persona?
¿Qué haces cuando todo el mundo pone quejas de la mala atención del centro y sirve para que te manden una cartita de disculpas, pero nada cambia?

Trombofílias

Lo peor de todo es que luego vas con estudios de médicos privados, los que pagando una cuota mensual te hacen mil pruebas, y no les sirve.

Tras mi segundo aborto mi ginecólogo privado me mandó al mejor hematólogo que hay para llevar casos de abortos en el embarazo debidos a trombofílias. Me hice un estudio muy completo y me pautó el tratamiento antes y durante el embarazo, en caso de conseguirlo.

Al quedarme embarazada debía empezar con la heparina. Os cuento que una caja de 30 dosis cuesta 180 euros, así que cuando me quedé embarazada me llevé los análisis a mi médico de cabecera para que me lo recetase. Me dijo que no podía hacerlo, que debían dármelo en urgencias del centro de salud.

En el centro de salud me dijeron que no se podía dar, que debía ir al hospital a que me lo recetasen.

Me cambié de médico de cabecera, mientras tanto ya tenía pedido cita en un ginecólogo especialista de dos pueblos más allá (por no dar nombres) que había solicitado para intentar que me la recetasen. Cuando me tocó la cita, me dijo que el no “atendía a embarazadas”, imaginaos mi cabreo…

Vamos que todo eran negativas a pesar de llevar los informes más completos del mundo, sólo porque eran de un médico privado, y yo mientras pagando la heparina cada mes.

Por suerte el tocólogo de la revisión de las 11 semanas se apiadó de mi e indicó a mi médico de cabecera, que es la que tengo ahora y adoro un montón, que me recetase la heparina.

En resumen…

Estás abortando y nadie te ayuda, te aconseja ni nada, una absoluta soledad. Eso debería cambiarse, el apoyo psicológico del duelo gestacional lo considero algo indispensable

Tienes que ir con 4 ojos y ser más lista que los médicos, pedir segundas opiniones y moverte si quieres conseguir algo, sea la enfermedad, accidentes o circunstancia que sea. Sino vamos mal.

Por suerte 1 de cada 10 profesionales le gusta su profesión y decide ayudarte.

Si no me encuentro con 1 de esos profesionales, la heparina me hubiese costado un ojo de la cara, aunque por los gemelos lo hubiese pagado sin duda, pero manda narices la cosa eh?

Os aconsejo que en temas que afecten a vuestra salud o embarazo, siempre pidáis una segunda opinión. Moveos!! (sobretodo si tenéis una cosilla ahí que os deja inquietas) quizá perder un poco de vuestro tiempo signifique un antes y un después en vuestra historia personal.

 

 

 

 

5 comentarios

  1. Animo guapa! Es duro todo lo que cuentas. Pero no necesitas que te caiga un rayo para ser una súper heroina, ya lo eres! 😘

  2. Madre mía, cómo te entiendo de bien!! Por desgracia hay que ir con las pilas puestas a los médicos y pelear para que te hagan caso. Así llevamos mi pareja y yo desde hace años, priemro por quedarnos embarazados ¡la infertilidad es lo que tiene! Y ahora con el embarazo que muy bien no va por sangrados y para encontrar un médico bueno te tienes que tragar nueve malos. Lo dicho, que te entiendo! No sabía que tú también has ido con heparina. Yo voy con ella desde el principio y hemos cambiado de hospital de control de embarazo de riesgo a ver si en el nuevo hace controles el hematologo a las embarazadas, que me parece muy fuerte que este yo con clexane 60 sin saber si es más de lo que debería ponerme. En fin..
    Luchar luchar y luchar
    Un beso enorme

    • en qué ciudad estas? a mi me hacían ponerme sólo 50 de clexane, de la dosis de 60. Después del parto pasé a 40 durante 1 mes. Si necesitas hablar y quedarte más tranquila, ya sabes donde estoy! ánimos! (yo también sangré en el gemelar)

Deja un comentario