Natación para bebés

En los próximos meses tenemos pensado ir a natación en familia siguiendo la tradición familiar. Mis padres nos apuntaron a mis hermanas y a mi a nadar cuando éramos muy pequeñas y los beneficios han sido innumerables; considero además importante que aprendan desde temprana edad, así como se les enseña a montar en bicicleta o atarse los zapatos 😀

Los gemelos no pudieron nacer en mejor época, porque han coincidido avances como sus primeros pinitos en el suelo o que ya incluso se sientan casi sin apoyo con los primeros baños de verano en playa y piscinas. Sus primeros baños no han sido malos, de hecho creo que han disfrutado y se han divertido mucho, pero ha habido un trabajo previo y debe seguir siendo constante para que cuando empiecen a nadar con monitor no sea impactante o traumático, sino que lo aprendan como algo natural.

Cuando estamos en la barriga de mamá durante todo el embarazo, nos pasamos 9 meses flotando en líquido, así que lo más normal es que sigan considerando el agua como un lugar apacible y relajante, y eso es lo que tenemos que conseguir.
Los primeros meses que no interactuaban tanto con nosotros (como es lógico), lo único que podía hacer era darles un baño calentito en un ambiente relajado; al ser pleno invierno lo más importante es que no pasasen frío en el agua, así mismo durante el baño lo mejor era hablarles todo el tiempo y de forma suave.
A partir de los 3-4 meses, a parte de lo anterior, empecé a cantarles para hacer el baño más divertido y he seguido así hasta los 6-7 meses que su movilidad y el hecho de quedarse sentados en la bañera supone un gran cambio; ahora a parte de las canciones ya juegan con lo que pillan, así que les estoy dando juguetes para el agua.
Los cambios que ellos han dado durante los baños se han notado mucho, sobretodo cuando descubrieron el chapoteo y las patadas en el agua, el baño acababa hecho un desastre con agua por el suelo pero se lo pasaban y pasan bien.

 Yo aprendiendo a nadar con 2 años
Ya hace un mes se dieron su primer baño en la playa, el agua estaba fría así que la primera reacción fue de protesta y llanto, pero poco a poco se relajaron y disfrutaron del baño. Unos días después fue en una piscina de agua salada, la reacción fue mejor; y éste fin de semana han estado en una piscina y les ha gustado mucho. Uno de los gemelos lloró más porque se acababa de despertar de la siesta, pero luego se reía y chapoteaba y no protestó cuando le salpicaba el agua en la cara.

Consejos para un buen baño:

  1. No meterlos en el agua si se acaban de despertar: están muy dormidos y no es agradable para ellos que se les sumerja en el agua, así que llorarán hasta que estén espabilados o quizás no paren.
  2. En los baños diarios, acostumbrarles a que les caiga agua por la cara, (no hacerlo muy seguido porque se podrían atragantar)
  3. Cuando ya jueguen en el agua, tener algún juguete que salpique agua para que se acostumbren. A la mayoría de niños lo que les molesta es el agua en los ojos, esa molestia se puede quitar.
  4. No hacer ningún gestoagresivo como soltarles, tirarlos al agua (que son bebés), o nada que pueda quedarles como un mal recuerdo; los primeros baños obviamente con los papis que son los protectores y con quien se sienten más seguros en los brazos.
  5. No meterlos si acaban de comer, esperar un tiempo prudencial. Siempre que no se esté seguro de si ha pasado el tiempo necesario, refrescar progresivamente la nuca, los pies y la barriga, antes de meterse en el agua.

Todo esto es para quitarles el “miedo al agua”, quizás lo más importante para enseñar a los niños a aprender a nadar.

Los beneficios:

  1. Aprenden a manejarse en un medio que no es el suyo, el agua y controlan mejor sus movimientos y al ser estos diferentes del medio habitual, son más conscientes de su cuerpo.
  2. Mejora la psicomotricidad, la capacidad pulmonar, el sistema circulatorio y futuros problemas de espalda; ya se sabe que la natación es el deporte más completo.
  3. Una mayor tranquilidad en playas y piscinas de que el niño no se meta en el agua, aunque siempre con supervisión. Recalco lo supervisión porque no por que sepan nada una tiene que relajarse y dejar que los niños hagan cualquier cosa, al menos hasta un dominio total del medio, y cuando desarrollen el sentido de responsabilidad.
La natación es a corto y medio plazo, luego ellos decidirán si les gusta o no cuando lleguen a cierta edad, por si quieren probar y aprender nuevos deportes u otras actividades.

Un comentario

  1. Tengo ganas de verlos a todos nadando ya jajaja

Deja un comentario