Mis Gemelos y la Piscina

Mis gemelos y la Piscina: Preparación Previa

Llegó el verano al fin y ya hemos ido y vuelto de Vacaciones. Hemos estado en Almería y nos hemos alojado en un hotel, con Piscina.

Pero antes de entrar en tema os comento que nos costó mucho pasar a los gemelos de la bañera de bebés a la bañera de los adultos. Bueno, fue bien con G2 alias “monito” que no tiene problema ninguno para los baños, pero no así con G1 “lorito”, a quien le cuesta más todo lo relacionado con los baños.

Una vez salvado el obstáculo de los baños llegó el momento del baño en la piscina.

Día 1:

Baño con Monito (g2) estupendo. Nos fuimos al bordillo poco a poco, nos sentamos, fuimos jugando y bañándolo poco a poco y el resultado fue espectacular. En un momento el peque ya estaba conmigo en la piscina con el agua a la altura de la cintura, caminando y salpicando. Hasta se iba a hablarle como hace él a todo niño que se movía por ahí.

Baño con Lorito (g1) imposible. Cometimos el error de intentar meterlo demasiado rápido. Llanto, berrinche, media recinto de la piscina girada mirando, aunque no hubo quejas porque la mayoría eran padres comprensivos que daban ánimos y paciencia.

Lo cogí y lo abracé y fui calmándolo pero nada. Al final de la jornada acabó con su papi paseando fuera de la piscina, bueno, el correteando y el papi detrás menos cuando fue a por refrescos que casi se le queda dormido. En resumen, supongo que llevaba sueño acumulado y no fue el mejor día ni el mejor método para su primer baño conciente. Lo de consciente lo digo porque cuando tienen meses no suelen, al menos los míos, tener problemas con el baño en playas o piscinas.

Día 2:

Repetimos operación con Monito y Lorito en la piscina. El Gemelo pequeño sin problema, ésta vez se lo quedó papá y repetimos el ritual para meterlos en el agua; en seguida estaba disfrutando del baño.

El mayor (por un minuto) cambió la actitud respecto al día anterior. Me senté sin prisa en el bordillo de la piscina con él. Le hablaba, lo salpicaba sólo un poco. Me puse de pie y lo cogí intentando jugar con él, y se lo pasé a papá para que lo lanzase al aire y jugase con el sólo metiéndole los pies en la piscina pequeña.

Jugando y jugando acabaron los dos dentro, sus caras eran de felicidad. Salpicaron y chapotearon todo lo que quisieron!! Y los papis felices, no os lo imagináis! Lo sorprendente es que el mayor dio un paso más y se salió de la piscina y se tiraba a mis brazos desde el bordillo. ¿sabéis la confianza que se debe tener para tener 1 año y medio y hacer eso? Aluciné y disfruté como madre y como monitora que no ejerce.

Resto de días:

Pan comido! El resto de días disfrutamos mucho bailando en la piscina grande con la animación, cada papi con un gemelo. Repetimos en la piscina pequeña, incluso con pistolas de agua y disfrutaron. Sobretodo entrando y saliendo de la piscina cuando ellos querían, como fue el caso del pequeño, que me llevaba al bordillo para tirarse conmigo.

RESUMEN Y CONSEJOS

  • Intentad ir con los niños descansados. Recuerdo alguna vez que di clase a niños pequeños y los padres los traían recién levantados de la siesta y toda la clase era llanto. Este es más consejo de madre que de monitora. Si el niño viene medio dormido no disfruta, y tiene que disfrutar jugando.
  • Muchísima paciencia. Cada niño es un mundo y yo os lo puedo decir perfectamente porque tengo a uno que parece un pecetito y al otro hay que motivarlo. Si tenéis que estar mucho tiempo con el peque antes de meterlo, tened paciencia y dadle el tiempo que necesite e id paso a paso hasta que esté dentro del agua y no llore.
  • Jugad con ellos. No hay nada más motivador para un pequeño que meterlo en el agua cuando sabe que va a jugar. Así lo hicimos con el cambio de bañera y así lo hemos hecho con la piscina.
  • Como sabéis, sigo a Francisco de LudoQua, quien también está en Madresfera y tiene su método como monitor de natación para enseñar a niños pequeños. Si queréis hacer algún curso para aplicar bien todo lo que os he contado, pulsad aquí !!

Cualquier duda o consulta hacérmelo llegar en vuestros comentarios, y si me contáis como lo hicísteis vosotros de forma exitosa para que aprendan otros papis, contadnos vuestro método también.

¡Feliz Verano y feliz Baño con vuestros peques!

5 comentarios

  1. Nosotros con el agua, por el momento, hemos tenido mucha suerte… Se va directo al agua 🙂 , pero en las piscinas tenemos que tener mucho cuidado para que no se tire solo, no ve el peligro 🙁

    • qué edad tiene? es importante enseñarles a nadar aunque sea por autonomía y evitarte sustos con lo de tirarse solo. Nosotras con 7-8 años competíamos y mi madre se iba tranquila a playas y piscinas, aunque seguro que aún así no nos quitaba ojo. gracias por comentar!

  2. La verdad que yo soy un pez totalmente, y me gustaría ir a clases de natación para bebés y que sea un pececito también, pero como dices cada niño es un mundo, veremos a ver cuando llegue ese momento cómo se presenta jejejejejeje Besitos!!

    • seguro que irá bien, sólo hay que acotumbrarlo a un medio nuevo asociarlo al juego y poco a poco querrá nadar como su mamá! gracias por el comentario. un besote

  3. Gracias por los consejos, me han parecido súper útiles, además tienes el ejemplo perfecto de niño que se quiere meter al agua sin problema, niño que se muestra más reticente, así que experta de una sola vez jeje

    En Octubre tengo intención de empezar natación con el peque cuando tenga 6 meses, lo estoy deseando. Y lo más importante me parece seguir tu ejemplo y respetar su ritmo de acercamiento al agua.

Deja un comentario