Los adultos y la tecnología: ¿ignoramos a nuestros hijos?

Los adultos y la tecnología

Llevo varias semanas dándole vueltas a este tema, a los adultos y las tecnologías, porque últimamente se publica y habla mucho sobre los niños y darles tablets y móviles, o bien el tiempo que deberían pasar delante de la tele, pero nos olvidamos de los adultos y el tiempo que le dedicamos a las redes sociales, televisión y vídeojuegos.

Estoy pasando ya por la fase en la que los peques son más independientes, que no significa que no me necesiten, pero si que se entretienen más entre ellos dos, una de las ventajas de que sean gemelos, no mi ventaja, sino la suya, porque nunca están solos y se tienen el uno al otro y alguien con quien jugar siempre. Pero esta fase de la que os hablo, también está asociada a los tirones de ropa, normalmente del pantalón y sobretodo del más peque de la casa, acompañados de la frase: ¿Mamáááááá? (sííí, al fin lo dice :D)

Hace ya un tiempo me di cuenta del tiempo que pierdo con las redes sociales, grupos de whatsapp, etc., y llegó un día en que me pasaron los minutos e incluso las horas y le quitaba tiempo a los niños, que había llegado la noche, íbamos a dormir y a penas había estado con ellos. No sé como explicároslo, pero ese día me pesa un montón, y no me olvido.

¿Ignoramos a nuestros hijos?

Sería la pregunta que deberíamos hacernos todos. Porque luego llegan los lamentos tales como “qué mayor está ya, se me está pasando volando!” y no hay vuelta atrás.

También están los peligros de estar enganchado al móvil, tal como he visto mucho por donde vivo, con los niños en el coche y es un verdadera barbaridad. Que ya no eres sólo tú, que tienes a tus hijos en el asiento trasero y depende de que tú estés 100% en lo que estás, 100% concentrado en conducir.

Al tema del coche no llego pero sí he llegado a no levantar cabeza del móvil, y estoy poniendo solución a eso.

¿Vale la pena tanto vídeo en redes para que se nos reconozca? ¿A qué precio estamos dispuestos a vender el tiempo que pasamos con los nuestros?

Acabo de volver del parque donde un padre estaba constantemente partiéndose con la caja e ignorando a su hijo, quien intentaba captar su atención cada 2 ó 3 minutos en bucle. Nunca un sitio tan alegre para un niño me pareció tan triste.

Saber separar trabajo y ocio

En mi caso las redes sociales están totalmente ligadas al trabajo y al ocio, pero desde hace un tiempo estoy llegando a la conclusión de que lo segundo sólo me quita tiempo, un tiempo muy muy valioso; así que estoy intentando hacer una desintoxicación de redes, sobretodo Twitter, que es la que más tiempo me consume de forma personal y ocio. 

Me tengo que organizar mejor, priorizar las tareas diarias de todo lo que llevo por delante y gestionar mejor el tiempo que estoy en casa sin los nenes, para luego no quitarles ni un sólo segundo a ellos.

También me he puesto como obligación y luego hábito, levantarme cada vez que tenga a un peque llamando mi atención aquí a mi lado. De hecho, mi meta es no tener que volver a notar a mi hijo tirándome del pantalón para que lo acompañe a donde fuera que quiera llevarme.

EStoy saliendo de todo aquel grupo de whatsapp que me parezca innecesario, no os lo toméis como algo personal.

Pero sobretodo y más importante, establecerme unos horarios de trabajo, aprovechando guardería y siestas, sacar trabajo adelante, que es lo primero, y saber dejar el móvil encima de la mesa o en algún lugar, silenciado de notificaciones para no estar todo el día con él en la mano. Por qué? pues porque a parte de todo lo que os he contado anteriormente, mis hijos están en modo imitación activado, y no quiero en un futuro dos niños zombies y aislados, como me he sentido yo hace unas semanas, a los que se les hable y no presten atención, con una tablet o móvil en la mano con la cabeza en el más allá, mucho más tiempo que en el más acá.

Conclusiones

En cuanto he empezado a pasar más de cualquier sonidito que escuche, he notado a los peques mucho más cercanos y abiertos.  Parecerá una tontería, pero había notado distanciamiento de uno de ellos y eso ha quedado solventado, supongo que por el hecho de que ellos me notaban a mi un poco ausente, que era como estaba y no me cuesta reconocerlo.

Los fines de semana que no saco el móvil de la bolsa, bolso o donde sea que lo lleve son memorables, se nos está yendo de las manos el 2.0 y el 1.0 es maravilloso. Creo que lo voy a expandir a uso de móvil en horario comercial y con los criterios que os he expuesto. Estoy convencida que no solo por los enanos, sino por todas las cosas importantes de la vida, quitar horas de tecnología va a ser un plus importante.

En fin, a poner en marcha lo que me he propuesto, organización, atención a ellos siempre y por encima de todo, trabajo en redes primero, luego ocio… No penséis que me quito todo el ocio, el ocio es necesario y tengo bastante con los peques, prueba está en que conozco todos los dibujos y canciones, y también hay maratones netflix, deporte y ocio familiar. Supongo que con lo del ocio, ya me entendéis.

Y por último, al menos para este post no voy a perder el tiempo en buscar una foto acorde con la temática. Creo que está bastante visualizado el tema.

¿y vosotros, estáis muy enganchados a las redes? ¿vais a hacer algo para dedicar el tiempo a lo que realmente importa?

Comentad más abajo, me gustaría saber vuestra opinión al respecto 🙂 siempre con respeto y sinceridad 😛

 

 

 

 

5 comentarios

  1. Hola Marta!

    He regresado a la escena bloguera (antes “Vivencias de una Madre Primeriza”).

    Me pasó igual que a tí, en un momento dado noté que le estaba dedicando demasiado tiempo a estar conectada, sobre todo al teléfono móvil. Para mí, estaba llegando casi al nivel de obsesión: revisar cada notificación, responder a cada mensaje de Whatsapp por superficial que fuese, etc. Por supuesto, me desentendía un poco de mi hijo y definitivamente no me estaba sintiendo bien y sabía que algo tenía que hacer al respecto.

    Pero, como el Universo es sabio, al ver que yo demoraba mucho en tomar cartas en el asunto, repentinamente un día mi teléfono móvil se reinició por completo, perdí fotos, las aplicaciones instaladas, etc, y curiosamente no las he podido volver a instalar porque por alguna razón “No tengo suficiente espacio de almacenamiento” 🙂

    En fin, ahora reviso todo desde mi portátil, le dedico mucho menos tiempo y preferiblemente en horas que ya he estipulado para ello. El tiempo que le dedico a mi blog es durante la hora de la siesta y de dormir de mi hijo.

    Un abrazo y esto es lo que queremos las madres: tópicos escritos con sinceridad,

    Ana

    • últimamente no suelo escribir tanto en el blog, pero tengo más publicaciones de este tipo, siempre he defendido la #maternidadreal en las redes sociales. No me gusta el postureo sobretodo el instagram. Me encanta la sinceridad y leer publicaciones que no sean siermpre lo mismo.

      lo de las redes ese una realidad, decimos que no nos da la vida para hacer cosas pero nos la pasamos aquí metidos pendientes de todo. Es necesario organizarse y desengancharse un poco! Muchas fotos guardadas que no tenemos tiempo ni de ver después.

      En fin! me voy a desconectar poco a poco y si no funciona, pues de un día a otro como el fumar (aunque no fumo ni fumé nunca jajaja)

  2. Mami Pañales

    Demasiado.
    Y también estoy poniendo medios, aunque no niego que me cuesta. Las redes enganchan.
    Pero la vida real es la que hay que vivir y a tope

  3. Pingback: Viernes Dando La Nota #33: Desconexión - Mamá d Gemelos

  4. Muy buena reflexión y tienes que sentirte orgulla de ser consciente y de querer mejorar.
    Un aplauso
    Muack!

Deja un comentario