La Mala Suerte

A ver… esto iba a ser un podcast pero luego he pensado: ¡hasta el lunes no lo voy a grabar!! Quita, quita.
Estamos a viernes, peques conmigo toda la noche, mañana y el domingo y he cambiado de opinión, así que lo voy a escribir.

Este año está siendo muy cuesta arriba en un aspecto de mi vida: el laboral y también un poco el personal. Empiezo por este último; y aunque el título de mi publicación es “la mala suerte”, en el ámbito personal ha sido más bien una putada, faena.

A estas alturas de la película me da igual quien lo lea, quien se enfade. ¡A quien le pique que se rasque!

Mi sueño siempre fue casarme con papá d gemelos el año en que los peques entrasen al colegio, en septiembre. El diciembre pasado, durante el cumpleaños de mi cuñada, una amiga empezó a hacer cachondeo con una servilleta y un rotulador diciendo… a ver a ver, que se acaba el año, qué bodas tendremos el año que viene.

Con la tontería, otra pareja escogió una fecha de Junio y yo dije: mira a ver cuando cae mi cumpleaños y ¡ostras! en sábado. Una cosa llevó a la otra y mi pareja firmó y todo en la servilleta en plan. ¡Hagámoslo!

En esas fechas llevaba 3 meses con mi operación #tocacuidarse, ya llevaba las plantillas hechas de un par de meses atrás, los hipopresivos los iba a acabar ese mes. Empecé nutrición, salud y deporte con un equipo de profesionales, y a entrenar en la piscina. Por aquel entonces tenía todavía un dolor agudo en la cadera que no arreglaría hasta febrero de este año 2017.

En fin estaba en pleno meollo de muchas cosas.

A principios de Enero tuvimos una de las famosas comidas con amigos, y papá d gemelos estuvo hablando con la otra chica (la que eligió la fecha para Junio) y le preguntó por los preparativos. Mi pareja contestó, no sé, mamá d gemelos aún no ha mirado nada. Una semana más tarde dicha amiga se presenta en un cumpleaños diciendo que ha escogido el día de mi cumpleaños para casarse. Sin consultarme si al final nos casábamos, sin preguntar si me importaba. Sin importarle un pimiento nada. Para rematar me dijo dos frases que las recordaré como si fuera ayer. “tu “marido” me dijo que no teníais planes de boda” y “otra amiga que también se llama Marta también cumple ese día”.

Quitando mi pareja nadie sabe lo mal que lo he pasado, la impotencia de no poder hacer nada, ver que se acerca la fecha y que ese día no será mi día, al menos no por completo. A lo que hay que añadir que nadie de esa familia, al menos con las que me cruzo, me dirigen la palabra. Como se suele decir… “además de ****, apaleá!”

Se me ha pasado todo tipo de reflexión por la cabeza, sobre lo surrealista de la situación, sobre si alguien habría mencionado algo al respecto, si todo el mundo lo ve normal. Ni lo sé, ni lo sabré.

Los meses desde la Súper Noticia hasta mi cumpleaños los he dedicado a dejar de lado esos planes y centrarme en sacar un proyecto. Dicho proyecto no es el de Dímelo con Tazas, que es algo que hago para traer otro sueldo y la mayor parte de ventas aquí en el pueblo y al rededores, siendo una idea de mi pareja tras ir a una feria friki y sabiendo mi pasión por las tazas. Pero no, mi proyecto no es ese.

Estoy trabajando en ese proyecto desde el año pasado, pero me han estado largas y largas y más largas con el diseño de la página hasta que ha caído en manos de otro programador, con la considerable pérdida de tiempo, (por suerte no de dinero). Estoy a la espera de poder sacarlo pero es un maldito día que no llega nunca más, así que mientras estoy en trabajos más pequeños.

Para colmo desde mitad de Agosto tengo un empeoramiento de mi enfermedad rara particular y estoy a la espera de pruebas, una resonancia magnética concretamente, y no hay manera de que acabe nada de lo que empiezo y mi frustración en ciertos crece por momentos. Nadar era mi válvula de escape y esa válvula no se ha abierto en un mes entero, hasta ahora que estoy retomando ejercicio y natación a un ritmo algo más relajado.

Lo único que por ahora sale adelante es mi faceta de madre (ahora seguro que la fastidio de algún modo, así que no lo diré muy alto) y los estudios, que he acabado un curso y voy a empezar otro. Espero con esto no tener la sensación de estar tirando el tiempo por la borda, porque realmente me siento así.

Espero sinceramente no tener que escribir un post que se titule “La Mala Suerte, parte 2”; tal como dice un amigo “parece que te han echado un mal de ojo”, porque no dejo de pasar por malas rachas tanto mías como de los peques.

A ver si poniendo mis pensamientos me libero de carga y la suerte, con esfuerzo por mi parte, se pone por fin a mi favor.

Gracias por leer tal brasa, conocerme un poquito más y si has llegado hasta aquí, por leer hasta el final!! Un abrazo.

 

 

20 comentarios

  1. Un abrazo muy fuerte. Espero que muy pronto pase el bache y todo vuelva a su cauce. Mientras tanto a seguir con los proyectos y los estudios. Eres un sol y te mereces muchas cosas buenas así que seguro que todas llegarán. Y la que te fastidió la boda, de mi parte, es muyy mala pécora.
    Besoss!

  2. Solo puedo decirte que mucho ánimo, que por desgracia nunca nos libraremos de traiciones y de decepciones con ciertas personas, pero yo quiero pensar q si ha ocurrido por algo será y esa persona no nos merecía.
    Y como madre no te pongas en duda, eres la mejor madre q podían tener tus cachorros. Grabatelo a fuego.

    • Muchísimas gracias María, un besote muy grande y tendré presente lo que dices. desde luego hay un antes y un después y cada vez tengo más claro quienes son mis amigos. Un abrazo

  3. Mamá bajo la lluvia

    Mucho animo guapa. Siempre dicen que de lo malo se sale más fuerte, y seguro que tú sales de todo esto más fuerte y, sobre todo, más estupenda (qué será difícil) 😘😘

  4. Muchos animo guapa! Ya verás como todo sale bien y a la amiga de la boda… menuda perra!!! Díselo de mi parte 😉
    Besos grandes!!!

  5. Mucho ánimo preciosa, seguro que todo sale bien.

    Mira te voy a dar un consejillo. Yo a mis 27 años, soy una viejoven como se suele decir y me da mucho miedo la mala suerte y todo esos temas, últimamente en casa no nos va bien por temas económicos y de trabajo y mi madre desde siempre hace algo que nos ha ido bien, y esta misma mañaan lo he hecho. He conseguido romero, lo he dejado secar, y una vez seco, el viernes siguiente a que este seco échalo en un cuenco, y lo pones a arder y con eso en la mano paseate por toda la casa mientras dices la frase “Romero, romero romero, que salga lo malo y entre lo bueno” parece una locura jajaja pero a mí me deja más tranquila y parece que me funciona o por lo menos en mi mente funciona.

    ánimo en todo preciosa. Un besazo enorme.

  6. María (Miren Casavieja)

    De todo de todo se aprende preciosa, aunque no lo veas de primeras, siempre se saca algo.
    Gracias por compartir!!!
    Ánimo!

  7. Ánimo gemelita! Todo pasa, y seguro que la suerte se pone de tu lado pronto. Un súper abrazo!❤

  8. Hay rachas….y rachas…. ya sabes que yo no ando precisamente muy fina… pero bueno…que de todo se sale cariñete.
    Muchos ánimos y besetes!

  9. mamaymaestraentierradenadie

    Cariño no le doy a me gusta porque no me parece bien, la “amiga” por llamarla de alguna manera es una envidiosa sin personalidad, variable y asquerosa, ala…
    Mi consejo intenta centrarte en las cosas buenas, en lo positivo, en que gracias a Dios tu familia y tú tenéis salud, unos niños estupendos, y estoy segura que un marido que te adora…
    Al fin y al cabo casarse es un papel más, lo importante es el amor y la familia, acuérdate la positividad trae cosas positivas, mil besos mi niña bonita!!!

  10. Bueno, la paciencia es la clave de todo guapa.

Deja un comentario