La Guardería – 4ª Semana – Separación Gemelar

La Guardería

Mis publicaciones acerca de la adaptación de los gemelos a la guardería; y en semanas posteriores, cuando crea que la misma ya ha sido completada, pasaré a escribir sobre los avances más significativos.

4ª Semana – Separación Gemelar

Reconozco que casi se me junta la 4ª y la 5ª semana de guardería, pero ha sido por causas de salud de los pezqueñines.

Al finalizar la 3ª semana de guardería Lorito se puso malo y le subió la fiebre. Demasiado habían aguantado cuando durante la semana iban cayendo enfermos algunos compañeros, así ha seguido durante estos días.

Como buenos hermanos gemelos, Monito lo acompañó en el malestar, catarro y fiebre durante el fin de semana y al producirse una mejoría el Domingo, en la que la fiebre no hizo acto de aparición, decidí llevarlos el Lunes de nuevo. Y meeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeec !! gran error. Tendría que haber esperado un día más.

Separación

Lunes tarde, martes y miércoles enfermitos. El Jueves Monito fue a clase por mejoría muy considerable y Lorito se quedó en casa. Llegó la separación. Al menos una separación en la que fueran algo más conscientes de la existencia del otro hermano.

Cuando eran bebés se puso Monito enfermo con fiebre, algo catarral también, y al ser menor de 3 meses lo llevé a urgencias. Nada grave. Fue la única vez que estuvieron separados, nunca más hasta ahora; pensé que este hecho o, mejor dicho, en esta ocasión lo notaría, pero la única que lo notó fui yo. Me sentía rara teniendo sólo a uno en casa, se me pasó rápida la mañana igualmente así que he sobrevivido satisfactoriamente a ello! 😛

Lorito aprovechó a ser hijo único todo el día, llevándose los mimos y cuidados de una servidora en exclusiva, y su gemelos pasó la mañana en la guardería sin incidencias, bueno… casi!

14484917_1673303482986913_1560988205256437087_n

Al día siguiente, el viernes por la mañana Monito vomitó el desayuno y yo pensando “ahora me cae el virus de estómago, y enlazamos!” pero por suerte supongo que fue su manera de decirle adiós al catarro, expulsar todo el moco y listo.

Su mejoría fue mejor pero ya no fueron hasta el lunes a la guardería, tras pasar por pediatría a que les echasen un vistacito a los dos y que su mamá, osea yo, se quedase tranquilita. A ver si me acostumbro a dejar de hablar en tercera persona incluso con ellos.

 

2 comentarios

  1. Mi Peque empezó la guarde el año pasado y hasta Navidades se cogió prácticamente de todo, con lo cual era como volver al periodo de adaptación cada vez que se incorporaba: varios dias llorando, corría a mis brazos cuando iba a buscarle, empezaba comiendo regular pero pasados dos dias volvía a comer bien… era como el cuento de nunca acabar.
    Supongo que con dos será algo más costoso, pero ánimo que todo pasa!

Deja un comentario