Juego de Tronas

A pesar de lo “friki” que es esta mamá de gemelos, el título le ha salido del alma a mi hermana cuando le hablaba de los peques y su manera de aprender a caminar.

Hace ya más de un mes que empezaron a hacer sus pinitos poniéndose de pie y moviéndose por la casa agarrados a muebles o al parque; así que un día le compramos un correpasillos que tiene un panel de actividades para que jugasen y empezasen a dar sus primeros pasos. Tardaron un poco en hacerle caso al correpasillos en sí, pero en seguida jugaron con el frontal. Como siempre, y como padres que flipan en colores con cada cosa nueva que hacen sus hijos, hicimos un vídeo del gemelo mayor moviéndose con el andador por el salón de la casa y lo mandamos a familiares, y mi hermana dijo: “tendríais que haber comprado 2”, y como si lo hubiesen escuchado… se pusieron tras las tronas y empezaron a moverlas aquí y allá y siempre las encuentro en algún lugar diferente.

Están empezando a dar sus primeros pasos caminando, pero no son iguales en el método a pesar de ser gemelos. El mayor anda con algún objeto y la empuja aquí y allá, el pequeño en vez de caminar hace juego de equilibrio, es decir, se pone de pie y se suelta de donde está, permaneciendo así varios segundos o muchos si no hay nada o ningún pequeño terremoto que lo tire al suelo.

Es muy interesante ver como cada uno se prepara para caminar a su manera y, mientras lo hacen, gatean a la velocidad del rayo para aquí y para allá, así como también siendo gemelos y genéticamente casi idénticos uno se desarrolla antes para una cosa y a la semana lo hace el otro. Uno habla más y el otro es más hábil en la parte psicomotriz, y a la siguiente semana se igualan y se enseñan entre ellos, mucho más de lo que reciben de papá y mamá. Es una experiencia única y me pasaría mirándolos las 24 horas.

Deja un comentario