Historia de un despido

 Como muchos sabréis en otra publicación escribí que uno de mis mayores miedos es el tema laboral, puesto que  soy diplomada en turismo y aquí donde vivo es un pueblecito cerca de Sevilla, pero desgraciadamente no encuentro trabajo de lo que se me da mejor. Aunque he trabajado en varios empleos relacionados con el mismo, sabéis que el tema está fatal y más en el sur.

Tuve suerte hace ya 6 años cuando encontré un trabajo de teleoperadora, vendiendo entradas de museos importantes y espectáculos. Y tuve la mala suerte de que me despidieran estando embarazada. Os cuento detallado.

Me quedé embarazada la primera vez en Enero de 2013 y ya sabéis que pasó, no tuve problema con la baja por legrado y el aborto; sólo tuve que aguantar algún comentario de jefes que no se enteraron en plan ¿qué gordita, de cuanto estás ya? habiendo pasado por el legrado, y cuando el problema del peso fue por el tiroides paralizado prácticamente y un estado de gestación adelante por huevo huero. Pero bueno, lo del comentario tiene un pase.

No conseguí embarazo hasta meses después, lo comuniqué a la empresa y lo único que conseguí fue una carga enorme de trabajo por parte de mi jefa directa y un poquito de estrés poniéndome fechas tope a trabajos que sólo sabía hacer yo o que sólo me mandaban a mi, y que por mi categoría profesional ni me correspondían ni tenía por qué hacerlas, pero ya sabéis! la cosa estaba fatal y pasas por el aro!

Llegó un segundo legrado y no pasó nada. Mis días de baja correspondientes pasaron y me reincorporé al trabajo. Entonces empezaron los movimientos, no contra mi sino contra todos los compañeros.

Un día llegamos y todo el departamento administrativo estaba embalado en cajas. Le preguntamos a nuestra jefa si nuestros puestos peligraban, siempre nos aseguró que no, esto fue más o menos en febrero de 2014 aproximadamente. Fuimos enterándonos de movimientos raros, nos dimos cuenta de que estaban contratando una empresa externa para hacer nuestro trabajo y nos lo negaban.

Llegó mi embarazo y a la 8ª semana de gestación empecé los sangrados y me dieron la baja por amenaza de aborto, presenté mi baja y visto lo visto también envié un Burofax con los datos del embarazo, comunicándolo a la empresa, y enviando la dirección a efectos de comunicaciones. Lo mejor que hice.

Fui mandando los partes de baja y tuve que pasar también revisión por parte de la mútua de la empresa, esos que te persiguen para ver si finges… Al ver mi caso el médico me dijo que ni me molestasen y que no había ninguna duda con todos los informes médicos que llevaba del motivo de mi baja.

A pesar del burofax fechado el 31 de mayo y recibido el 2 de junio, el 13 de junio me envían a mi domicilio anterior una carta con despido improcedente, que no recibí obviamente. Me volvieron a mandar otra carta con fecha 5 días más tarde, con el mismo motivo pero fuera de los límites establecidos para el aviso. Un despido con fecha 29 de Junio de 2014.

Al despedirnos a la mayoría y ser un ERE en cubierto, que no hemos podido demostrar porque algún compañero se echó para atrás desgraciadamente, nuestro abogado llevó nuestros casos uno por uno, siendo el mío el primero.

El día del juicio presenté todos mis papeles tras una conciliación que no llegó a acuerdo, dónde el abogado de la empresa no había sido puesto al corriente de mi embarazo hasta ese mismo día, donde al verme y fijarse en mi barrigón de embarazo gemelar, tuvo que darse cuenta sí o sí.

No me dejaron entrar al juicio, estaba a menos de 1 mes del parto y estuve 4 horas y media esperando al juicio y fuera. La jueza me vio al finalizar el mismo con un súper barrigón, agotada y sentada esperando, ya que allí ya no quedaba nadie más que mis compañeros y mi madre que me acompañaba. No sé si verme con semejante volumen terminó de declinar la balanza, porque ya se sabe la protección que tienen hoy en día las embarazadas.

2 semanas más taoriginal_despido_NULOrde llegó la sentencia a favor, con despido nulo… la empresa recurrió alegando que no tenían sede laboral para readmitirme, y aunque no era cierto, entre pitos y flautas pasó un año entre recursos, orden de readmisión y al no conseguirlo la juega extinguió la relación laboral ordenando una indemnización y salarios de tramitación atrasados.

A principios de 2016 por fin acabó todo y pude echar los papeles del paro donde también me regularizaron la situación.  Ahora dispongo de un pequeño colchón y la retribución por desempleo hasta noviembre, donde tendré que volver a empezar a moverme para ver por donde salgo laboralmente. Espero que la suerte que nos trajeron los pequeños desde que nacieron siga de nuestra parte para poder seguir dándoles lo mejor.

 

12 comentarios

  1. Vaya tela!! Espero que tengas muchísima suerte y encuentres un empleo dónde se respete más al trabajador. Esté o no embarazada. Yo también he pasado por situaciones irregulares en muchos de los empleos en los que he estado. Es una realidad muy triste

    • Lo que tengo pensado es intentar no depender de ningún jefe más, si no fuese posible, al menos tener algo más de suerte. Gracias por el comentario! un abrazo

  2. Ya verás como sale algo enseguida. Pero mientras, disfruta de monito y lorito

  3. Es una pena que estas situaciones aún pasen hoy en día. Así no sé como quieren incentivar la natalidad.
    Ánimo ymucha suerte

  4. Vaya tela!!! Ahora descansa y disfruta de tus niños, y ya en noviembre buscas tranquila no te agobies,yo también ya me tengo que poner a buscar y estoy ataca je je, lo mío también está complicado por eso también está el tema de preparar oposiciones. Mil besos y seguro que los dos príncipes de tu casa te traen suerte!!!!

  5. Es vergonzoso y denigrante por lo que tenemos que pasar cuando en realidad somos su fuente de ganancias. Enhorabuena por haber zanjado el asunto, ahora toma aire, que te lo mereces, y A SEGUIR!

  6. Espero que tengas suerte! Me fastidia un montón como intentan “jugar” con vosotras una vez que sois mamás, si no denuncias se queda en despido improcedente y nada más… Una pena 🙁

    • me pensé si denunciar o no, pero tal cual hicieron las cosas decidimos seguir adelante, salió bien aunque tardó en salir la sentencia más de un año… también por culpa de la empresa :S ya es un capítulo cerrado, y al fin estoy desvinculada de ellos!

Deja un comentario