Felicidades pasadas y felicidades futuras

Felicidades Pasadas

He empezado esta publicación unas cuantas docenas de veces. Empecé en diciembre tras el primer cumpleaños de mis peques y un mes y medio más tarde aquí sigo.

Llevo sin publicar desde Noviembre, se complicó con la organización del cumpleaños y justo el fin de semana que íbamos a celebrarlo con familiares y amigos. Se pusieron malos.

Les subió la fiebre a 39º sin otro síntoma que indicase qué podía ser… así que a urgencias.

Primero miraron al pequeño de los gemelos, como no sabían que era le pusieron la bolsita para hacerle análisis de orina, luego miraron al mayor; justo entonces vimos unas yaguitas rojas en el paladar.

La pediatra me dijo: lo que tiene uno lo tiene el otro, tienen el virus Herpangina, sólo que a uno ya le ha aparecido al otro no tardará (al día siguiente apareció), aunque ya que le hemos puesto la bolsita aprovechamos para descartar infección de orina…. Y el peque que no meaba!!!

…Hora y media más tarde, tras echarle agua, mojarle pies y manos, cara nuca y salpicarle 20 mil veces y al fin… Resultado de analítica: infección de orina negativo.

El Virus Herpangina ó Boca – Mano – Pie 

La Herpangina suele ser un virus que se coge en guarderías o si alguien de la familia lo tiene o porta, (en mi caso suponemos que fue por alguna de las primas de los peques) y, aunque luego he mirado y remirado, la fiebre suele durar entre 7 a 10 días, incluso 15 días según me han dicho algunos pediatras.

Como madre que nunca había oido hablar de eso y viendo que a lo largo de la evolución del virus la fiebre alta no bajaba he ido varias veces a urgencias, pero todos decían lo mismo, que era el virus y que había que esperar a que remitiese.

Los síntomas fueron apareciendo, primero unas manchitas rojas por todo el cuerpo, luego síntomas más catarrales como tos y mocos (por suerte nunca bajaron al pecho de los bebés) y uno de ellos, a pesar de haber remitido la fiebre, cogió conjuntivitis. Entre una cosa y otra, los vaivenes de fiebre han durado un mes entero, el cual me ha parecido interminable.

Y no hemos acabado ahí.

Como buenos papis solidiarios con los pequeños (me lo tomo con humor) nos contagiamos los dos por turnos. Yo fui a urgencias con uno de los pequeños por la conjuntivitis y se me diagnosticó Amigdalitis, conjuntivitis y otitis aguda en los dos oídos.

Las palabras textuales del médico de urgencias fueron: o te separas de los gemelos o acaban contigo, y algo así como: “Dios mío, pobrecita, como estás de mal!!”.

Plan de acción

Decidí separar clínex marcándolos con los nombres de cada uno, lavados muchos más intensivos de manos, lavados nasales a todos (los “Bocos” como los llamamos en mi familia son muy malos, y los besitos con mocos más), y así fuimos remitiendo a parte de tomar mi tratamiento con antibióticos y antitérmicos.

Luego fue el papá que siguió el mismo tratamiento aunque con una conjuntivitis de campeonato (horrible como tenía los ojos) hasta que al fin fuimos remitiendo todos.

Felicidades Futuras

Así que un diciembre para olvidar, un cumpleaños por suerte celebrado en las dos familias con sus tartas y sus velitas de un año – felicidades pasadas – feliz cumple mis campeones del mundo!!!

Un feliz año nuevo a todos, con mucho retraso, pero que supongo que sabréis disculpar. Espero volver a retomar poco a poco la publicación periódica en el blog y ponerme al día.

3 comentarios

  1. Madre mía!! Menudo diciembre! No tenía ni idea, ese virus ni lo había oído. Como lo habéis tenido que pasar…. Por suerte ya pasó. Muchos besotes para esos príncipes guapos

  2. Muchos besotes a esa familia preciosa que tienes! <3

  3. Pingback: Diario de "EL CUMPLEAÑOS" - Mamá d Gemelos

Deja un comentario