Experimento: La Tarrina de Paté

 

Experimento: La Tarrina de Paté 

– Los niños y el supermercado –

Hoy nos hemos despertado pronto de la siesta gemelo 2 y yo – tengo que rebautizarlos que ya son grandes para Lorito y Monito, como dice mi hermana – y aprovechando que ha venido Papá d Gemelos, me lo he llevado de compras, y como era una hora temprana, no había nadie y disponíamos de 1 hora de tiempo, hemos hecho un experimento.

Paseo por todos los pasillos

A pesar de tener más o menos clara la compra, he decidido montar al peque en el carrito y recorrer todos los pasillos del supermercado. Hemos pasado por panadería, frutas y verduras y luego ya hemos entrado en todas las secciones recorriéndolas de punta a punta.

De vez en cuando acercaba al niño a los estantes, a una distancia prudencial para un niño de 2 años y el servicio de limpieza del establecimiento, todo hay que decirlo. Y oye! todo lo que cogía, señalaba o le llamaba la atención era lo más caro, lo de marca, lo menos sano y con más aditivos. He flipado en colores! No ha fallado ni una y eso que tiene 23 meses.

La única excepción que confirma la regla es un bote de garbanzos supongo que con acelgas en tarro de cristal, entonces me he acercado a darle un besito en la frente para ver si le había subido la fiebre.

Supongo que a estas alturas habréis sacado vuestras propias conclusiones… un peque que no entiende de anuncios, más que nada porque se pasa el día jugando y cuando ve la tele son los cantajuegos o Disney Channel, coge lo más llamativo para él a la vista, lo que lleva “más chorradas” en el envase.

Como me dijo hace 2 semanas Griselda Herrero – mi nutricionista – cuanto menos lleve el producto de parafernalia en el envase mejor! Os dejo aquí una tabla muy maravillosa, que me tiene enganchada! Una vez la veas no serás capaz de comprar sin acordarte de ella. #LosEsquemasdeGriselda

La tarrina de Paté

La tarrina es lo que dí al peque para evitar su distracción y que señalase lo peor de todo el supermercado. Él se distrajo y su madre más porque casi nos vamos sin pagarlo. ¡que vergüenza que me dio! pero se lo dije yo a la cajera y ya se la llevó y paseó por casa toda la tarde.

Sólo tiene 2 años y ya le llama la atención todo. Sólo tiene 2 años y no tiene ni idea de marketing pero el marketing si sabe como vender. Me hizo reflexionar sobre como compramos, lo que compramos y lo poco que miramos los artículos que metemos en el carrito.

Os dejo enlace de la publicación en el blog de Norte Salud Nutrición, acerca de “cómo circula un nutricionista por el supermercado” – la imagen es buenísima – y aunque es difícil cambiar los hábitos, este es un buen modo de empezar.
Espero que os guste, lo comparto con el permiso de Griselda Herrero.

 

 

 

Deja un comentario