El Grito y el Violín

Hoy es de esos días productivos con miles de ideas, algunas acaban en algo más, otras quedan ahí por si en algún otro momento tienen utilidad. Por otro lado tengo a los niños en casa desde hace 10 días, desde que ya no hay guardería y estamos en proceso de adaptación. Yo, por mi parte, intentando después de 10 meses, estar 24/7 con ellos salvo algún entreno en la piscina, ejerciendo de “mamá, mamá, mamá” porque así se dirigen a mi; y ellos adaptándose al hecho de estar más tiempo en casa del que están acostumbrados, con todas sus consecuencias, como aburrimiento, vídeos en bucle, etc.

Ésto ha ido mejorando con los días…

… Y es que la verdad es que me lo paso genial con ellos, es agotador pero me divierten un montón. A veces me da por pensar porqué no vendrían con botón de off cuando a veces te superan las circunstancias, pero por eso se inventaron las siestas, para que ellos descansen de mi y yo de ellos. No lo leáis como algo malo, creo que el descanso mental es necesario para ambas partes, y mantiene un equilibrio que si lo sabes llevar bien es maravilloso 🙂

Esta mañana han venido conmigo a ver a los especialistas que me llevan el tema de la nutrición – deporte y psique. Ha sido un verdadero descubrimiento ver que, tras una tímida entrada por parte de mis peques, se han ido adaptando a la consulta de cada uno de ellos. Han jugado, han pintado y nos han sorprendido a todos, incluso a otras personas del establecimiento.

Han empezado a identificar número que estaban escritos al revés, la psicóloga (que me llevaba y por fin tengo el alta) me ha dicho que se sorprende algunos de los gestos y destrezas que tenían. Pero eso no es el quid de este post sino en varios pensamientos que me rondaban la cabeza desde hace ya un tiempo y hoy han cogido forma del todo expresada en un grito.

El grito y el violín

Esta tarde estaba dando una vuelta por twitter y he visto una publicación de Crecer Feliz, en ella hablaban de la relación de un padre con su hijo en un corto ganador de un Goya hace un par de años, os dejo el vídeo:

Me he visto tan reflejada en ese vídeo, tanto en el antes, el durante y el después. Creedme si os digo que me preocupo mucho por mi impacto sobre ellos, en acallar sus ideas, sus pensamientos o sus juegos. No digo que lo haga y si lo hago no es deliberado, pero tengo muy claro que no quiero mermar ninguna de sus capacidades, ni cortarles las alas, ni menguar su imaginación. Son pequeños quizá para preocuparme tan pronto por eso, pero  están desde hace unos meses en modo esponja y ya hay que sopesar lo que se hace o se deja de hacer.

Estoy siempre pensando cuando están alborotados si mi queja para que paren es necesario como un límite o una parada en seco en un momento de caos; o realmente es un capricho mio, anhelando un momento de paz.

Siempre me repito a mi misma que ellos serán lo que quieran ser, que sólo seré su guía si en algún momento quieren que lo sea, indicándoles los que creo que son sus puntos fuertes, por si les sirviera de algo, esto está claro que en un futuro lejano.

Como siempre me voy por las ramas y quizá sea para confundiros más, en ese caso lo lamento. Lo que quiero decir es que últimamente estoy haciendo como el padre del vídeo, en su parte final. Dejarlo todo para estar con ellos todo lo que pueda, y no solo eso sino también hacer lo que ellos hacen.

Hoy vi ese vídeo mientras ellos comían tras una siesta que llegó muy pronto, vinieron jugando y gritando muy alto, como hacen cuando juegan a picarse a ver quien grita más alto sin más. Me quité los auriculares, me giré hacia ellos y me puse a gritar con ellos haciendo una competición, imitándoles, jugando a decir lo mismo que ellos. Sus caras se iluminaron, sus sonrisas eran preciosas, el momento fue increíble, para repetir.

Tras esto el buen humor que ha habido en la casa ha sido increíble, tanto hoy como otros días en los que en vez de quejarme (día de hospital con vía + suero incluídos), a pesar de no dormir, de trastocar todas las rutinas y hacer un esfuerzo mínimo por

2 comentarios

  1. Me encantan las historias con tus gemelos. Con cada post los vemos progresar y crecer. Y tienen un arte!!!
    El post me ha gustado mucho!

Deja un comentario