¿Dormir o No Dormir? Esa es la cuestión

La asignatura pendiente de muchas familias con bebés: “el sueño”

Se nos plantean muchas preguntas cuando se tiene un bebé.
¿colecho o no? ¿que aprenda a dormir llorando? ¿no dejarlo llorar? -según el libro de ayuda que te compres. ¿a qué edad los saco de la habitación y los paso a la suya propia? y digo los saco, porque cualquier teoría está escrita para dormir a 1 bebé, poco o nada he leído cuando tienes 2.

Los bebés duermen cual marmotillas cuando nacen, se cansan y se quedan fritos incluso comiendo, pero está claro que el desarrollo mismo, el de los sentidos y descubrir un mundo nuevo condicionan el sueño, puesto que es evidente que pasan más horas despiertos, explorando el entorno, haciendo que las siestas diurnas sean cada vez menos y más marcadas y las noches “deberían” ser de “sueño continuo” pero no siempre es así.

A partir de los 5 meses les quité todas las tomas (que eran dos sorbos de biberón) por la noche y alguna vez les ofrecí agua, pero intento no acercarme mucho y si lo hago intentar ponerles sólo el chupete.

A partir de los 6 meses, semana/s arriba semana/s abajo se producen cambios en el ciclo del sueño, siendo su patrón similar al de los adultos. Yo he notado que los mios ya sueñan, tienen pesadillas y sonríen mientras duermen y suelen repetir lo mismo todas las noches.
Yo suelo llevarlos dormidos a la cuna, quizás sea mi primer error, pero cuando los pongo despiertos en las cunas en vez de dormirse montan una fiesta (como se ve en los vídeos de youtube) y luego acaban llorando y no tienen ninguna intención de tumbarse; así que suelen quedarse dormidos y los pasamos a la habitación; a la hora se despiertan, se vuelven a quedar dormidos y así y cruzando los dedos… hasta la hora que pueda ser. Hay noches que veo todas las horas y otras que hasta las 7 am. duermen del tirón, así que una lotería.

Hay que tener en cuenta que a partir del medio año, unos antes y otros después, les salen los dientes, que hay cambios de temperatura en la habitación y, con respecto a ésto, no todos los niños quieren dormir tapados, que tienen pesadillas o que les puede sentar mal o pesada la cena con el correspondiente. Todo lo anterior en conjunto hace que es algo común dormir poco cuando los bebés duermen en la misma habitación que los padres; y si uno se levanta tantas veces por la noche, cuando son dos los paseos a las cunas son dobles.

Mis conclusiones y opiniones:
1. yo hago una mezcla de todos los métodos posibles, menos dejarles llorar, porque dejarles llorar implica que se me despierte el otro (el 50% de las veces) y tenga una juerga montada hasta las tantas de la mañana.

2. si se mueve o inquieta o me acerco y le coloco el chupete o bien lo cojo, ésto último sólo si veo que ya se ha desvelado se levanta y se va a colocar de pie en los barrotes. Sólo en este caso lo cojo y me lo llevo a la cama donde sé que conmigo se duermen en menos de 5 min. Al transcurrir este tiempo o veo que está dormido, sin signos de que vaya a despertarse, lo llevo a la cuna (menos los días que estoy muerta y me quedo K.O), donde se aprecia, a veces, otra maravillosa estampa de esas que vemos en las RRSS, dónde el enano duerme a todo lo ancho que puede y los papás arrinconaditos en los laterales.

3. Paciencia… llegará un momento donde te entiendan y sea más fácil que duerman sólos.

4. Me organizo con el papá para ver como lo hacéis dependiendo de quien trabaje, como andáis de cansancio y las circunstancias de los niños. ¡Tenéis que descansar aunque sea a turnos!

5. último y más importante. Hagas lo que hagas estará bien, sólo tienes que buscar un método en el que sea posible el descanso de todos, si no duermes de noche, duerme de día (al menos los primeros meses). Al fin y al cabo los que conocen a sus hijos son sus padres y son los que mejor pueden adaptar la situación y el qué hacer por las noches sois vosotros. Al final es cuestión de rutina e ir adaptándose todos a unos horarios.

Suerte y buenas noches!! 😀

Deja un comentario