Diario de “EL CUMPLEAÑOS”

Diario de EL CUMPLEAÑOS

Quizás os preguntéis o quizás no, el porqué del entrecomillado y en mayúsculas. Pues bien, tras un diciembre pasado desastroso, que podéis leer en “Felicidades Presentes, Felicidades Futuras”, al fin hemos podido celebrar el cumpleaños de los peques de la casa.

No sé si llamarlo su 2º cumpleaños o su segundo primer cumpleaños, así que me quedo con un mix de ambos.

Los Preparativos

Repetí más o menos lo del año pasado, aunque esta vez fui muy exagerada pero por suerte no sobró tanto como el año pasado. Imaginaos 2 tartas para dos peques congeladas, dulces, pan – aquí se suele hacer bocadillos de pringaita (qué ricos!). Decoración sin desembalar…

Este año compré solo una tarta bien bonita porque la del año pasado no me gustó nada. Dulces típicos de aquí y me fui a un almacén que tienen de todo para fiestas, cumples, disfraces, etc; y esta vez no escatimé llenando el carrito. Todo preparado y comprado para este sábado pasado día 3.

El Susto

Los peques han pasado varios catarros, virus de estómago desde que entraron en la guarde. Llevaban varias semanas sin un sólo síntoma, y ya en la última semana mi observación hacia ellos se acentuó más de lo normal.

He mirado y revisado alimentos para eliminar cualquier sospecha de mal estado. 

He cogido a los niños del suelo cuando se han bajado de la cama descalzos, y más estos días que apretó un poco más el frío.

He puesto la mano en su frente alguna vez, a pesar de saber que están bien.

Todo esto lo solemos hacer las madres, pero la última semana era como algo que me preocupaba, visto lo visto el año anterior. No obsesivo pero si al tanto de la situación.

Pues bien. Madrugada del viernes al sábado por la mañana, 3 am., se despierta el peque de los gemelos quejándose. Le cojo para ver que le pasa. Hirviendo!!  Vamos que no me lo podía creer, se repetía lo del año anterior.

La diferencia fue que este año no me pilla de mami novata. Sabía que era un catarro por los mocos y la tos que suele ser algo crónico los primeros meses de guardería. Alcé al peque en brazos, me lo llevé a la cocina a por más agua, le quité ropa de la parte superior, apiretal en su dosis, lavado nasal y bracitos de mami. A dormir!

Resultado: ni febrícula ni rastro de la noche anterior durante el cumple! UFF!!! Os aseguro que la veteranía es un grado en esto de criar niños y como dice mi padre. “Tú, hija, tienes un cursillo intensivo hecho en dos años”

El Cumple

Me pasé todo el día dándoles millones de besos, me levanté hasta emocionada! qué recuerdos más bonitos 🙂 Mis peques cumplían 2 años y al fin tendrían su fiesta y no una sala de espera de hospital.

Los dejé con la abuela paterna por la mañana, jugando con los rollos de papel de las mesas a modo de espadas y jugando a la pelota en el espacio donde íbamos a celebrar horas más tarde el cumple.

Vino un amigo nuestro que nos regalan el castillo hinchable para los peques. Lo instaló y los gemelos pudieron aprovechar la mañana para usarlo ellos solitos. 

Recogí la tarda y los dulces. Todo listo! A comer con los abuelos.

Hicimos siesta y bañito, sólo durmió el mayor de los gemelos. Nos pusimos guapos, pero principalmente cómodos y fuimos a recibir a la gente.

Empezaron a venir. Agradezco a todos los detalles – regalos – que tuvieron con los peques. Al llegar a casa y como son dos, aquello parecía una navidad anticipada. Somos afortunados, pero no por los regalos, sino por la gente que quiso venir a celebrarlo con nosotros.

Mucha gente, mucha comida y soplaron la vela del 2º cumpleaños. Bueno, ellos aún no, una amiguita de la familia y una servidora como mami cumpleañera de 2 años de antigüedad.

Álvaro, el peque se quedó rendido en bracitos y durmió gran parte del cumple tras la tarta. David, el mayor, hizo de perfecto Anfitrión con los invitados. Con dos años recién cumplidos  saludó a todo el mundo, repartió chuches – el Hombre Palet @nomeacuer es testigo – dio abracitos a discreción. Un fenómeno!

00000-tarta-nenes

Se me pasó volando, se pasaron los nervios, pasó el tiempo, 2 años ya!

FELIZ CUMPLEAÑOS MIS PEQUEÑOS DAVID Y ÁLVARO. Os quiero! Mamá

4 comentarios

  1. Doy fe de que David iba mesa por mesa, con sus dos años, comprobando que la gente estaba comiendo o bebiendo y en caso contrario le endosaba una nube. A mí me dió por lo menos cinco y tenía que vigilar mi botellín porque estaba todo el rato intentando quitármelo. Un crack. Me reí un montón. Muchas gracias por la invitación. El año que viene intentaremos llegar un poco más temprano. 😘

  2. Un cumpleaños es un acto super tierno cuando son tan pequeñitos!

  3. ¡Como me alegra que al final se pudiera celebrar como es debido! Os deseo muchos cumples tan maravillosos como este o más 🙂

Deja un comentario