Desarrollo de mis gemelos – desmontando topicazos

Creo que desde que nacen los bebés nos hacen creer que todos tienen que seguir como un estricto calendario a seguir; que deben comer tanto, que deben pesar tanto (los famosos percentiles), que deben hacer esto cuando tengan “x” tiempo, etc.

Excepto las primeras semanas en las cuales hay que llevar un control de tomas un poquito más severo, por el hecho de las bajadas de azúcar de los pequeños, llega un momento en el que te das cuenta de que ningún día es igual, más si cabe cuando tienes dos y puedes comparar.

Al principio me preocupaba porque uno comía mucho y otro poco, casualmente el pequeño era el que comía mucho y mi gemelo mayor por 1 minuto en menor cantidad, unas semanas más tarde cambió y el mayor comía más; ahora ya comen exactamente lo mismo; casualmente siempre están igual de hambrientos y comen lo mismo en cada comida, así que ya no me preocupo. Están bien de peso y se les ve sanos y activos; unos días comen más y casi que rebañan y otros menos, dejándose un culillo del biberón o del potito, así que… un problema menos!

Empecé a llevar un diario de los bebés, dónde anotaba las anécdotas y cosas nuevas que iban haciendo. Cuando uno de los dos hacía algún gesto, o sonrisa o movimiento, etc. el otro lo hacía a los pocos días o semanas. Ya desde que empiezan a interactuar con los papis o familiares te das cuenta de características propias de cada uno, y que pese a ser gemelos tienen personalidades diferentes. No soy partidaria de comparar y menos pretender que sean iguales así que me gusta ver como es cada uno y disfrutar sus peculiaridades.

Sobre el tema del desarrollo: uno empezó a darse la vuelta antes  que el otro, a reptar por el suelo mientras el otro hace el “cangrejito”, aunque éste también empezó a levantar el tronco antes del suelo; pero en definitiva ninguno gatea, sólo se desplazan a su manera. Otro de los topicazos es que a los 6 meses tienen que sentarse, pues los míos no lo hacen aún con 7.
Hace poco comentaba con una señora el tema y me dijo que sus hijos hasta los 8 meses no se quedaron sentados y otra mamá con su bebé (10 días más pequeña que mis gemelos) ya se sentaba con 6 meses pero no se desplaza; así que los dejo que se vayan desarrollando solos, los ayudo de vez en cuando y les pongo retos que hacen cuando les da la gana 😛

En definitiva, cada niño es un mundo y su desarrollo también, en todo y cada uno de los aspectos. Al final acabarán haciéndolo todo, no hay que tener prisa y recomiendo disfrutar de cada novedad en su día a día, porque la primera vez para todo sólo será una, y lo más gratificante es verlo, compartirlo y celebrarlo con ellos.

Deja un comentario