Bebés y mascotas

Un par de años antes de tener a mis pequeños llegó a casa el peludo de la familia, Drako. Cuando me quedé embarazada el perro se acercaba mucho, supongo que notaba el cambio hormonal, incluso antes de saber que esperaba a mis pequeños; una vez tuve mi test positivo en la mano entendí por qué no se despegaba de mi. Parece imposible pero el olfato de un perro es increíble!

Durante el embarazo no fueron una ni dos las personas que me preguntaban qué iba a hacer con el perro, y yo pensando… hacer qué? -Que si lo iba a dar en adopción, que si lo iba a tener en la terraza todo el día, etc. En fin, los que tienen mascotas saben que forman parte de la familia, y como tal tienen que adaptarse a los bebés, saber qué lugar tienen y que sus bebés, por pequeños que sean, también son sus amos.

Soy de las que piensan que los animales son más beneficiosos para los bebés de lo que puedan perjudicar. Los niños aprenden a respetar a los animales, más adelante se les puede enseñar a cuidarlo y a ser responsables, se hacen compañía y hay estudios que indican que las mascotas refuerzan su sistema inmunitario; a parte mi perro los respeta y mantiene distancias, sobretodo cuando uno le persigue, pero los quiere un montón y se lo demuestra.

Sólo hay que tener en cuenta algunas cosas.

  1. La Presentación. Leí que cuando llegues del hospital debes presentar a los bebés fuera de la casa a tu mascota, cuando digo mascota en este caso hablo de perros evidentemente, así que debes sacar al perro, presentarles a los bebés, meter a los bebés en casa y por último dejar que entre el perro. Así le enseñas la jerarquía a seguir y que los niños están por encima de él. También me han comentado de darle al perro durante el embarazo algo que vaya a ser de los niños y que lleve su colonia, pero ésto no lo he puesto en práctica, así que no sé si es efectivo o no.
  2. Como dice mi amiga y veterinaria de Drako: cepillar a la fuente inagotable de pelo!! No es nada agradable ver pelos donde se mueven los niños, sobretodo cuando ya están en el suelo aprendiendo a girarse, a reptar o gatear, así que a parte de la limpieza obvia del lugar, con su desinfección, si cepillas al perro en la época de muda lo agradecerás por lo que luego te ahorras en pasar la escoba XD
  3. Delimitar las zonas y objetos. Hay lugares como la alfombra, manta, columpios, etc. que son de los bebés, marcar esos lugares como exclusivos de los bebés es muy importante, así como también sus juguetes. Los bebés tienen sus juguetes, el perro otros, y éste no debe coger lo que no es suyo.
  4. Desparasitación y vacunas. Llevo al perro al día, tal cual me  indican en el veterinario, en cuanto a pipetas, collares y desparasitación interna. Nunca le he visto un bicho a mi perro y eso me deja muchísimo más tranquila si se acercan a hacerle trastadas mis bebés. Sé seguro que no les pasará pulgas ni garrapatas. Lo mismo ocurre con las vacunas, es mejor tener un perro sano y por muchos años 🙂
Sé que podría añadir más en la lista pero esto es lo que considero más importante. Sé que en un futuro los nenes lo disfrutarán muchísimo más, además ya forma parte de la familia y no es un capricho de ellos por cumpleaños o Navidad, por lo que se les puede enseñar muchos valores con una mascota como Drako, que es muy tranquilo, bueno y muy noble.
Y por último… NO COMPRES… ADOPTA!! 🙂

 

Deja un comentario