A contracorriente

contracorriente

A Contracorriente

A contracorriente como siempre. De publicaciones que a algun@s escandaliza, me posiciono al lado del autor… porque quizá voy más allá de lo que se lee a simple vista y haciendo caso omiso a lo que resulta ofensivo del texto, sé leer entre líneas…

Nos estamos volviendo exagerados en reivindicaciones, cuando deberíamos normalizar situaciones en vez de gritar a los cuatro vientos que se está a favor de una cosa u otra. Total a los que están de tu parte compartirán y a los que no, no creo que los hagas cambiar de opinión.

Mejor debatir que alarmarse y despotricar, mejor normalizar a sobrecargar a los demás con mensajes repetitivos sobre que se está a favor de una postura u otra.

Aprender a escuchar en vez de cerrarse a opiniones de los demás. Aprender a arrimar el hombro de vez en cuando y dejar de ir enervados por la vida, enfadados con el mundo e inmersos e nuestra habitación con nuestros carteles colgados en las paredes de todo lo que defendemos, sólo dejando entrar en la sala a aquellos que tienen el carnet de socio de todo en lo que creemos.

Por eso como persona (semi diagnosticada) como altamente sensible, la gente me satura, por eso tiendo a aislarme, porque no me siento comprendida en un mundo en el que todo el mundo parece remar en el mismo sentido mientras me dan con los remos en la cara al ir corriente arriba (o abajo, según lo cansada que esté), por eso soy más feliz viendo dibujos animados que viendo la porquería que sale en la tele y que te hace pensar si queda esperanza en un mundo cada vez más dividido.

Por todo ello me acabo de cansar mogollón y me voy a hacer la siesta, feliz, con mis niños. No hay mejor vida que esa, todo lo demás es pasajero y se puede vivir sin ello.

2 comentarios

  1. Pues yo no se si seré un poco sensible también pero los radicalismos me gustan poco-nada. Los evito. Soy muy de diálogo con tolerancia. Y también voy a dormir la siesta con mis peques. Disfruta la tuya

  2. Qué chula! Me ha gustado mucho esta entrada. Llevas toda la razón, cansan los radicalismo y los que están convencidos de tener la razón absoluta que encima no se consideran radicales sino más listos que los demás.

Deja un comentario